Newsletter

Seis pasos para un matrimonio feliz

Diez principios para construir un matrimonio de éxito...

Su matrimonio puede orientarse a la felicidad si abre las puertas a principios y valores que imprimiran cambio a su relación de pareja y con los hijos... Su matrimonio puede orientarse a la felicidad si abre las puertas a principios y valores que imprimiran cambio a su relación de pareja y con los hijos...

¿Matrimonio en crisis?¿Ha pensado en la posibilidad de separarse?¿Considera que no hay salida al laberinto de un hogar desmoronado? Sí hay una oportunidad para su relación matrimonial... Está en Jesucristo... Lea diez principios sencillos y prácticos que le ayudarán a experimentar ese proceso de cambio y transformación...

Fernando Alexis Jiménez

Miraba a través de la ventana hacia la nada, con la expresión de quien comprueba—en un instante fugaz—que el tiempo se detuvo y todo alrededor está congelado. Angustia, tristeza, desolación. Marha no encontraba salida al laberinto.

--Jamás pensé que nuestra relación llegara a este punto muerto—se lamentó--. Lo único cierto es que vamos camino al divorcio--, murmuró con desesperanza.

Trajo a su mente los recuerdos desdibujados con el paso de los años. El día que se casaron, confiaba que todo saldría bien; que sería un camino de rosas. La realidad ahora era bien diferente.

La noche anterior había intentado dialogar con su esposo. La conversación terminó en una acalorada discusión en la que él le hizo un listado pormenorizado de todos sus errores y todo cuanto no le gustaba de ella. “No tiene sentido de que sigamos intentando salvar esta relación”, le dijo con frialdad.

Martha se preguntaba con rabia y desesperación de qué servía tener un auto nuevo, una casa hermosa y enorme en un lugar privilegiado de la ciudad, un alto cargo como ejecutiva en una compañía de seguros y estar en el umbral de terminar una especialización en finanzas. La respuesta, aunque quiso reprimirla fue ¡De nada!

Dio vueltas por la habitación. No tenía ganas ni siquiera de bajar a tomar la cena. Y la pregunta que gravitaba en sus pensamientos y se resistía a dejarla tranquila: “¿Cómo lograr el matrimonio deseado?”.

Una relación sólida y en armonía sí es posible

Las crecientes cifras de divorcios que sobrepasan el 25% en Europa, el 30% en Latino América y el 40% en los Estados Unidos, encienden las luces de alarma respecto al futuro de nuestra sociedad.

¿Hay una alternativa a mediano y largo plazo que nos permita disminuir el porcentaje de separaciones?¿Cómo propiciar el afianzamiento de las relaciones de pareja y del esquema padres-hijos?¿Qué nos garantiza sostenibilidad en el tiempo de la solidez matrimonial?

Para ayudar a despejar estos interrogantes, comparto con usted diez principios tomados de la Biblia que resultarán útiles en su hogar. Recuerde que una adecuada cimentación parte de aprender, asumir y aplicar principios y valores.

1. Asuma compromiso con su familia

Un alto ejecutivo de empresa, con ingresos de mucha significación que le permitían disfrutar de muchos privilegios, se quitó la vida de Sao Pablo, Brasil. ¿Qué pudo llevarle a tomar una decisión, cuando literalmente no le faltaba nada? Su familia… Era un caos. Sostenía permanentes discusiones con su esposa y, su hija menor, era drogadicta. Varias veces la encontraron durmiendo en las calles. El empresario no soportó la presión y acudió al suicidio.

Una medida extrema, sin duda. La solución estriba en asumir un compromiso real con nuestra familia. Dios debe ocupar el primer lugar, y el segundo, su hogar. Por supuesto, el trabajo es importante, pero ocupa una tercera posición en las prioridades que debe cubrir.

Dios trazó pautas muy específicas que llevan a concluir la necesidad de asumir un compromiso decidido y permanente con el núcleo familiar: “Las esposas deben estar sujetas a sus esposos como al Señor. Porque el esposo es cabeza de la esposa, como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo; y él es también su Salvador. Pero así como la iglesia está sujeta a Cristo, también las esposas deben estar en todo sujetas a sus esposos. Esposos, amen a sus esposas como Cristo amó a la iglesia y dio su vida por ella… De la misma manera deben los esposos amar a sus esposas como a su propio cuerpo. El que ama a su esposa, se ama a sí mismo. Porque nadie odia su propio cuerpo, sino que lo alimenta y lo cuida, como Cristo hace con la iglesia, porque ella es su cuerpo. Y nosotros somos miembros de ese cuerpo.”(Efesios 5:22-30, Versión Popular Dios habla hoy)

Anteponer nuestros intereses—entre ellos el ámbito laboral—a nuestro cónyuge e hijos, representa un grave error. Con ellos, que son el círculo más cercano y el privilegio que Dios nos concedió, estamos llamados a desarrollar altos niveles de compromiso. Descuidarlos, afecta la relación y amenaza con llevarla al precipicio.

2. Reconozca el valor de su cónyuge

Recuerdo a una mujer que, apenas el esposo disciplinaba a sus hijos, esperaba que se fuera e inmediatamente le decía a los chicos: “Es que su padre es muy autoritario”. Además de restarle autoridad a su marido, difundía una pésima imagen de él,

El apóstol Pablo enfatizó en la necesidad de dar el valor apropiado al cónyuge. Escribió: “En todo caso, cada uno de vosotros ame también a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete a su marido.”(Efesios 5:33, La Biblia de Las Américas)

Otro pasaje revelador se encuentra en la carta que dirigió a los creyentes de Galacia: “Por lo tanto, siempre que tengamos la oportunidad, hagamos bien a todos, y en especial a los de la familia de la fe.”(Gálatas 6:10, Nueva Versión Internacional) ¿Cuál es la razón para desechar todo mal trato que reste la importancia que debe ocupar nuestro cónyuge? La recomendación de Dios mismo a través del Señor Jesús: “Así que y a no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido.”(Mateo 19:6, Versión Popular Dios habla hoy)

Siempre medite en el hecho de que su cónyuge es muy valioso. Es un privilegio que comparte su vida con él o con ella. Dios le ama y usted debe igualmente, amar a la persona a la que se unió en matrimonio.

3. Reconozca que el amor no tiene límites

Si de verdad amamos a nuestro cónyuge y a los hijos, entenderemos que el amor no está condicionado. El apóstol Pablo describió la grandeza del amor en el pasaje magistral de su carta a los corintios: “Tener amor es saber soportar; es ser bondadoso; es no tener envidia, ni ser presumido, ni orgulloso, ni grosero, ni egoísta; es no enojarse ni guardar rencor; es no alegrarse de las injusticias, sino de la verdad. Tener amor es sufrirlo todo, creerlo todo, esperarlo todo, soportarlo todo..”(1 Corintios 13:4-7, Versión Popular Dios habla hoy)

Apropiado tenerlo en cuenta porque infinidad de personas, apenas tienen el primer problema con su cónyuge o los hijos, conciben la separación como la única salida a los conflictos.

4. Respete los roles y autoridad

Un problema enorme en los matrimonios de hoy día, lo representa el desconocimiento de los roles y el irrespetar la autoridad. El apóstol Pablo salió al paso en este asunto al explicar: Ahora bien, quiero que entiendan que Cristo es cabeza de todo hombre, mientras que el hombre es cabeza de la mujer y Dios es cabeza de Cristo.”(1 Corintios 11:3, Nueva Versión Internacional)

Si no me sujeto los superiores donde me desenvuelvo socialmente, estoy asegurando el irrespeto; igual, si no me sujeto a mi cónyuge, no puedo pretender que mis hijos se sujeten. En alguna oportunidad vino al Señor Jesús un alto oficial del ejército romano cuyo siervo estaba gravemente enfermo. La escena ocurrió en Capernaum y la relata el evangelio de Mateo, en el capítulo 5: “Jesús le respondió: –Iré a sanarlo. El capitán contestó: –Señor, yo no merezco que entres en mi casa; solamente da la orden, y mi criado quedará sano. Porque yo mismo estoy bajo órdenes superiores, y a la vez tengo soldados bajo mi mando. Cuando le digo a uno de ellos que vaya, va; cuando le digo a otro que venga, viene; y cuando mando a mi criado que haga algo, lo hace. Jesús se quedó admirado al oír esto, y dijo a los que le seguían: –Les aseguro que no he encontrado a nadie en Israel con tanta fe como este hombre.”(Mateo 5:7-10, Versión Popular Dios habla hoy)

El principio es sencillo: sujeción a la autoridad. Cristo mismo, con todo y ser el Salvador, se sujeta al Padre como describe el apóstol Pablo: “Y cuando todo haya sido sometido a El, entonces también el Hijo mismo se sujetará a aquel que sujetó a El todas las cosas, para que Dios sea todo en todos.”(1 Corintios 15:28, la Biblia de Las Américas)

Revise su relación familiar. Quizá como esposo no quiere reconocer el valor y autoridad de su esposa, o viceversa. Es necesario que aplique correctivos a su perspectiva y que, desde hoy, asuma la importancia de someterse a la autoridad de su pareja. No que deje que le vulnere o atropelle, sino que comprenda el rol que de desempeña y lo respete.

5. Forme su familia en principios bíblicos

Es imperativo que abramos puertas a las enseñanzas de la Biblia. Son proveen de principios y valores que dan solidez a nuestra relación de pareja y en el trato con los hijos.

Hace pocos días estaba en una librería de mi amada Santiago de Cali hojeando libros. Encontré una veintena de títulos de “fórmulas infalibles” para tener hogares de éxito. Descubrí, en todos, que las “novedosas enseñanzas” son las mismas que desde siglos están contenidas en las Escrituras,

Cabe aquí recordar la instrucción que impartió Dios a Israel y a nosotros hoy: “Grábate en el corazón estas palabras que hoy te mando. Incúlcaselas continuamente a tus hijos. Háblales de ellas cuando estés en tu casa y cuando vayas por el camino, cuando te acuestes y cuando te levantes. Átalas a tus manos como un signo; llévalas en tu frente como una marca...” (Deuteronomio 6: 6-8, Nueva Versión Internacional)

Estas pautas, aprendidas en la Biblia y que aplicamos a nuestra cotidianidad, permiten que alcancemos solidez en nuestro matrimonio. Nos aseguran el éxito.

6. Desarrolle el principio de la conciliación

Es natural que al interior del matrimonio haya diferencias. Son al fin y al cabo, mundos diferentes. Usted no está obligado a pensar igual que su cónyuge o sus hijos. No obstante el que no tengamos la misma opinión no valida que asumamos una posición de rivalidad.

En esa dirección un principio que debemos aprender es el de la conciliación que va de la mano con la negociación. El apóstol Pablo lo explica magistralmente cuando escribió a los creyentes de Filipos: “No hagan nada por rivalidad o por orgullo, sino con humildad, y que cada uno considere a los demás como mejores que él mismo. Ninguno busque únicamente su propio bien, sino también el bien de los otros.”(Filipenses 2:3, 4. Versión Popular Dios habla hoy)

En una sociedad gobernada por el individualismo como aquella en la que nos desenvolvemos, es natural que nos bombardeen con ideas que hablan de hacer “valer la autoridad”, En cierta medida es una manifestación de orgullo. Recuerde que el rey Salomón, un hombre de los más famosos en la historia por la autoridad que ejerció, instruyó: “En los planes del justo hay justicia, pero en los consejos del malvado hay engaño.”(Proverbios 12.5)

Imponer nuestro criterio sin escuchar razones puede llevarnos al fracaso. Revise este punto y si lo considera ajustado a la realidad que está viviendo, aplíquelo, aprendiendo a conciliar y negociar.

7. Darle el primer lugar a Dios

La crisis sin precedente que atraviesan las familiares, además de la ausencia de valores y principios que ha ido socavando sus bases, tiene como fundamento dejar a Dios de lado. No tomarlo en cuenta para algo de tanta trascendencia como es la edificación del hogar.

Hoy me arrepiento de todo lo que hice, pensando incluso que hablar de religión era contraproducente para la formación de mis hijos”, explicó una madre desesperada cuando pidió el ingreso de un adolescente a un centro de rehabilitación de drogadictos. “Ojala hubiera permitido antes que Dios reinara en mi hogar”, se lamentó.

Su apreciación es la misma que tienen decenas de padres y madres de familia que terminan reconociendo la necesidad de tener fundamentos bíblicos en el proceso formativo de las nuevas generaciones.

Al respecto la Biblia enseña: “Si el Señor no construye la casa, de nada sirve que trabajen los constructores; si el Señor no protege la ciudad, de nada sirve que vigilen los centinelas. De nada sirve trabajar de sol a sol y comer un pan ganado con dolor, cuando Dios lo da a sus amigos mientras duermen.”(Salmo 127:1- , Versión Popular Dios habla hoy)

Dios no solo es la fuente de nuestra provisión diaria, sino que nos guía en los caminos a tomar diariamente. Él es el mejor orientador sobre cómo criar a los hijos. Nos permite ser sabios para tomar decisiones acertadas.

Quizá usted ha mantenido al Señor al margen de su existencia. Hoy es el día para que le abra las puertas, de su corazón y de su familia.

8. Desarrolle el principio de la tolerancia

Todos los seres humanos experimentamos altibajos. Unos mantienen equilibrio en su temperamento mientras que otros son susceptibles a la influencia del entorno y un tercer grupo no se aceptan a si mismos ni a los demás y reaccionan ante todo y todos porque la más mínima provocación los lleva a explotar en ira.

En la vida de pareja se aprecia también –en unos casos más que en otros—la oscilación de los estados de ánimo. ¿Qué hacer entonces cuando nuestro cónyuge está alterado? Guardar prudencia. Al respecto el rey Salomón exhortó: “La respuesta amable calma el enojo, pero la agresiva echa leña al fuego. La lengua de los sabios destila conocimiento; la boca de los necios escupe necedades.”(Proverbios 15:1, 2, Nueva Versión Internacional)

Si nos dejamos provocar por el mal genio de nuestro esposo o esposa o percibimos su molestia como un ataque personal, lo apropiado es guardar la calma hasta tanto se produzca un cambio en él o ella; de lo contrario, nuestra situación se complicará y terminaremos en gresca. Recuerde que lo sabio es callar y no avivar las diferencias expresando insensateces de las que luego nos arrepentimos. Este comportamiento atemperado está anclado en la necesidad de ser tolerantes.

9. Valore a sus hijos como un verdadero tesoro

Hay una enorme diferencia entre consentir a los hijos, pasando por alto sus errores, y otra, el amarlos. Es necesario que los queramos muchísimo, pero también que los disciplinemos cuando haya lugar. Amor, educación y correctivos van de la mano.

A través del autor bíblico, Dios enfatizó en la necesidad de valorar apropiadamente a nuestros hijos como el valioso tesoro que representan: “Los hijos que nos nacen son ricas bendiciones del Señor. Los hijos que nos nacen en la juventud son como flechas en manos de un guerrero. ¡Feliz el hombre que tiene muchas flechas como esas! No será avergonzado por sus enemigos cuando se defienda de ellos ante los jueces.”(Salmo 127:3-5, Versión Popular Dios habla hoy)

Una mujer desesperada se lamentaba porque sus hijos le estaban “sacando canas”. Incluso, pensaba sacar a la calle a dos de ellos. “No los soporto”, me dijo. Coincidimos en que si bien es cierto los chicos hoy día representan un reto para nosotros como progenitores, es necesario cambiar nuestra apreciación sobre ellos y reconocer la bendición que representan para nuestra vida. Cuando tenemos eso claro, tendremos efectividad cuando oremos para que Dios los cambie.

Usted y yo no cambiamos a nadie; es Dios quien lo hace. Si nuestra confianza está cifrada en Él, nos ayudará a imprimir transformación en la forma de disciplinar y generar principios y valores en nuestros hijos.

10. Tome tiemplo para planear qué hacer

Cuando asumimos la enorme tarea y responsabilidad de contraer matrimonio, sobre los hombres de los cónyuges recae una enorme responsabilidad: planear qué será del hogar que con ayuda de Dios comienzan a construir. No podemos improvisar, es necesario tomar tiempo para definir metas específicas.

Una familia en donde no hay objetivos y el esposo y la esposa no saben ni para dónde van y menos adónde llevarán a sus hijos, está condenada al fracaso. El Señor Jesús ilustró este principio de planear y medir cuidadosamente cada uno de nuestros pasos cuando enseñó: “Supongamos que alguno de ustedes quiere construir una torre. ¿Acaso no se sienta primero a calcular el costo, para ver si tiene suficiente dinero para terminarla? Si echa los cimientos y no puede terminarla, todos los que la vean comenzarán a burlarse de él, y dirán: Éste hombre ya no pudo terminar lo que comenzó a construir. O supongamos que un rey está a punto de ir a la guerra contra otro rey. ¿Acaso no se sienta primero a calcular si con diez mil hombres puede enfrentarse al que viene contra él con veinte mil? Si no puede, enviará una delegación mientras el otro está todavía lejos, para pedir condiciones de paz.”(Lucas 14:28-32, Nueva Versión Internacional)

Recuerdo a un hombre que sin consultar a su esposa y menos tener en cuenta la opinión de sus hijos, vendió la casa para comprarse un taxi; el vehículo era de segunda mano y salió malo, averiado. Lo vendió también y compró unos cerdos con el propósito de establecer un criadero. Los animales murieron y hoy vende dulces en una avenida de la ciudad. ¿Qué pasó? No planeó acertadamente cada uno de sus pasos y se encaminó a la derrota.

Sobre esa base es necesario identificar dónde estamos ahora y a dónde queremos llegar. Evaluar cuáles son nuestras potencialidades y con qué recursos podemos contar. Aquí es necesario tener en cuenta nuestros dones y tales, provistos por Dios para facilitarnos el camino al triunfo.

En esa dirección, es necesario que planifiquemos nuestro presente y el mañana, a nivel personal pero también, familiar (Cf. Proverbios 19:15; Eclesiastés 10:18; Proverbios 19:8) Recuerde siempre que “El afán sin conocimiento no vale nada; mucho yerra quien mucho corre. La necedad del hombre le hace perder el rumbo, y para colmo se irrita contra el Señor. El que adquiere cordura a sí mismo se ama, y el que retiene el discernimiento prospera…La pereza conduce al sueño profundo; el holgazán pasará hambre.”(Proverbios 19:2, 3, 8, 15 Nueva Versión Internacional)

Tenga presente que está en juego no solo su vida sino la de su cónyuge y sus hijos. Lo aconsejable es planear entre todos, consultar sus expectativas y orientarse a metas específicas que a mediano y largo plazo les permitirán cosechar satisfacciones, con su futuro sólido.

Es tiempo de decidirse

Su matrimonio puede ser un matrimonio de éxito, con ayuda de Dios. Estos diez principios le serán muy útiles. Ahora tengo una pregunta: ¿Ya recibió a Jesucristo como Señor y Salvador de su vida?

Es esencial que le abramos las puertas de nuestro corazón a Jesucristo. Es el paso más importante. Hacerlo es sencillo. Recibirlo en nuestro ser como único y suficiente Salvador. Es muy sencillo. Puede hacerlo ahora mismo, allí donde se encuentra. Dígale: “Señor Jesús, reconozco mi pecado. Gracias por morir en la cruz para traerme perdón y abrirme las puertas a una nueva vida. Te recibo Señor Jesucristo como mi único y suficiente Salvador. Declaro que mi vida te pertenece. Haz de mi la persona que tú quieres que yo sea e inscribe mi nombre en el libro de la vida. Amén”

¡Bienvenido a la libertad! Cristo lo hace libre. En adelante, permanezca prendido de la mano de Jesucristo. Ahora tengo tres recomendaciones para usted. La primera, hacer de la oración un principio de vida diario; el segundo, lea la Biblia. Aprenderá principios maravillosos para su crecimiento personal y espiritual, y por último, comience a congregarse en una iglesia cristiana. ¡Su vida jamás será la misma!

Escrito por:

© Pastor Fernando Alexis Jiménez

Para Cosas De Pareja.